Visítanos en Twitter Visítanos en Linkedin Visítanos en Facebook Visítanos en G+ Visítanos en Youtube

Las mujeres de Ecuador desafían la pobreza, el machismo y el cambio climático con huertos urbanos

Fuente: Conquito

  • Un proyecto de Agricultura Urbana Participativa de la ciudad de Quito ha sido premiado por la COP23 que se ha celebrado recientemente en Bonn.
  • La iniciativa busca reducir los altos niveles de desnutrición local y reforzar la soberanía alimentaria de los barrios más olvidados de la ciudad
  • “He aprendido a valorarme, a demostrarme que no soy inútil. Ya no estoy esclavizada en el hogar”, dice una de las más de 3.000 agricultoras participantes

A Fabiola Rosero le dijeron una y otra vez que aquello era una “pérdida de tiempo”, que no podía “dejar botado [tirado] al marido”. Que su obligación era “atender la casa”. También se lo repetían a Rosa y a otras muchas mujeres que forman parte de la red de agricultura urbana de la ciudad de Quito que, desde 2002, permite a muchas personas en situación de vulnerabilidad, sobre todo mujeres, mejorar su soberanía alimentaria y empezar un negocio sostenible.

El proyecto Agricultura Urbana Participativa (AGRUPAR) arrancó con una pequeña huerta a los pies del Panecillo, el monumento turístico a la virgen que vigila la ciudad y que, según dicen muchos quiteños, da la espalda a los barrios más marginales del sur. Ahora, 15 años después, hay 3.500 huertos orgánicos dispersos en varios puntos de la geografía urbana de la capital ecuatoriana.

La iniciativa ha sido premiada con el galardón Impulso para el Cambio concedido por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), que se ha celebrado en Bonn (Alemania) hasta este viernes. Este premio reconoce acciones innovadoras y replicables que cumplen con los compromisos sobre cambio climático del Acuerdo de París y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“Me he liberado, ya no estoy esclavizada en el hogar”

Fabiola siempre trabajó como ama de casa y, durante algunos años, enfundando caramelos. “Con este proyecto me he liberado. Ya no estoy esclavizada en el hogar”, cuenta mientras coloca con mimo el maní [cacahuete] y otros frutos secos que vende en una de las 17 bioferias semanales organizadas por AGRUPAR. Trabaja en equipo con sus dos hermanas. Todo sus productos salen de la huerta de su hermana mayor.

Fabiola y Rosa le dan el valor añadido en la cocina de su casa, que es su micro fábrica. Sus familiares, sobre todo sus maridos, han pasado de criticarlas a ayudarlas. “He aprendido a valorarme, a demostrarme que no soy inútil. Ya no estoy esclavizada en el hogar“, repite Rosa, de 58 años. “Hemos creado un grupo de apoyo entre mujeres para aprender de la mano”, explica.

Alrededor de 4.000 agricultores urbanos, periurbanos y rurales participan en el proyecto. Más del 80% son mujeres. Una de las claves del éxito y la longevidad de esta iniciativa radica, dicen, en cómo se coordinan los propios productores para garantizar que el proyecto sea sostenible. Montan y desmontan las bioferias, transportan su mercancía, idean mecanismos participativos para mantener sus estándares de calidad y buscan soluciones comunitarias a sus necesidades. En las mingas [jornadas de trabajo en comunidad], construyen invernaderos y contactan con las compañeras que tienen plántulas listas para sembrar.

Teresa Ramírez tiene 69 años y trabaja desde los nueve. Ha convertido el patio de su casa, situado en una parroquia rural e indígena de la ciudad, en su sostén económico. Allí cultiva hortalizas orgánicas desde hace ocho años. “Lo que crece en el huerto, va directo a la olla. Ahora somos autosuficientes. También, tengo otro trabajo, preparo comida para la escuela con los propios productos de mi huerto”.

El 53% de la producción de AGRUPAR se destina al autoconsumo y el 47% a la comercialización. Esta está coordinada por el ayuntamiento, que también se encarga de la formación y del seguimiento técnico del proyecto.

Huertos urbanos como antídoto contra el hambre

La agricultura urbana y periurbana, según la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), permite dar respuesta a una gran diversidad de retos que afrontan las ciudades como la participa ción ciudadana,  el ordenamiento del territorio,  la seguridad alimentaria y el combate a la pobreza. Un 30% de los habitantes de Quito viven con sus necesidades básicas insatisfechas, según datos del ayuntamiento. La pobreza extrema afecta al 7% y casi un tercio de los menores de cinco años padece desnutrición crónica.

Debido al aumento de la migración del campo a las ciudades, la demanda urbana de alimentos se incrementará y se podrían generar problemas de suministro, algo a tener muy en cuenta en ciudades como Quito, muy dependiente del abastecimiento exterior y con posibilidades de sufrir una catástrofe ambiental al estar rodeada por volcanes.

“El último año vendimos unos 300.000 dólares. Es chévere porque el dinero se queda aquí. Estamos haciendo un estudio sobre la política alimentaria de Quito. El 5% de lo que se consume aquí es local. El otro 95% viene de fuera”, explica Pablo Garófalo, uno de los técnicos del ayuntamiento de Quito que trabaja en la comercialización con AGRUPAR.

Bioferias del proyecto AGRUPAR / Facebook CONQUITO
Bioferia del proyecto AGRUPAR / Facebook CONQUITO

Como reconoce el premio de la COP23, estos huertos no son un mero pasatiempo: contribuyen a mejorar la soberanía alimentaria, combatir el cambio climático y fortalecer el tejido social y la economía local, respetando los saberes ancestrales de la población.

Así, técnicos y agricultores intercambian lo aprendido. Normalmente no siembran un día antes del Día de Difuntos, “porque el muerto se lleva la semilla”. Muchos siguen moliendo en piedra y secan los productos en hornos de leña. Otros han recuperado productos ancestrales que se estaban perdiendo como la oca, la mashua, la jícama y otros tubérculos que los más jóvenes no conocían.

Según cifras oficiales, durante estos 15 años se ha capacitado a más de 19.300 personas y sus productos han llegado a más de 100.000 consumidores. Y tratan de responder a sus demandas. “Ahora tenemos más de 40 tipos de hortalizas orgánicas y alrededor de 105 productos transformados de panadería, galletería osnacks“, señala Garófalo.

“Ya no espero que mi esposo me dé dinero”

Reducir y aprovechar los desperdicios ha sido otra de las bases del proyecto. La sobreproducción se soluciona transformando los excedentes en mermeladas y otros productos derivados. También se autogestionan el abono, como María Esther Pumisach, que regenta su propia granja. “Aprovecho los animales para tener mi propio abono y vendérselo a las compañeras. Yo sé de dónde proviene mi abono. No tiene productos tóxicos”, explica.

María Esther es otra veterana de la iniciativa. Empezó con un huerto y luego se lanzó a criar animales. Los primeros pollos los compró junto a otras cinco personas. Su primer cerdo se lo regaló el proyecto. Ahora, 10 años después, María Esther gana unos 200 dólares el mes que menos, pero a veces llega hasta los 700. Como Rosa o Fabiola, ha encontrado en sus cultivos y productos una válvula de escape para ser autosuficiente. “Me gestiono yo misma y ya no espero que mi esposo me dé (dinero). La vida me ha cambiado bastante”.

Escrito por – Quito (Ecuador) para eldiari.es nota en el siguiente enlace. 

Grynspan lleva la innovación ciudadana iberoamericana al Web Summit de Lisboa

Grynspan lleva la innovación ciudadana iberoamericana al Web Summit de Lisboa

Fuente: Web Summit

EFE Lisboa

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, llevó la innovación ciudadana iberoamericana al Web Summit que termina hoy en Lisboa y que ha congregado a 60.000 personas desde que comenzó el lunes para debatir sobre tecnología.

La costarricense participó hoy en una mesa centrada en cómo aprovechar el potencial de la tecnología en mercados emergentes junto a Manish Singh, de la empresa británica de inversiones Crossbridge Capital, y Manuel Pietra, de la compañía Freebalance especializada en gestión de financiación pública.

“América Latina es la región menos equitativa del mundo, pero tenemos la cohorte más joven de la historia, la situación de las mujeres está mejorando y tenemos una gran clase media, esos son nuestros tres mercados emergentes”, expuso la secretaria, una de las pocas latinoamericanas en el evento.

En ese sentido, se refirió al mapa de iniciativas ciudadanas que está diseñando su organismo, la Secretaría General Iberoamericana (Segib), para “conectar a toda esa gente que hace cosas y que desgraciadamente trabaja aislada”.

“Estaban aislados, nosotros como institución tratamos de conectarlos, para que trabajen juntos, aprendan y potencien lo que hacen”, explicó Grynspan sobre el mapa que ya ha registrado la innovación ciudadana de 31 ciudades iberoamericanas y 450 de esas iniciativas.

Asimismo, la secretaria también habló sobre los laboratorios de innovación ciudadana, en el que grupos de personas venidas de diferentes países de la región desarrollan ideas innovadoras para enfrentar problemas de las comunidades en las que se desarrollan.

Según contó, la Segib está organizando un laboratorio en zonas que fueron afectadas por el conflicto colombiano entre el ejército y la guerrilla de las FARC.

“Uno de los proyectos que tendremos, producirá prótesis con una impresora 3D para todas aquellas personas víctimas de las minas, con un coste 600 veces más barato que lo cuestan normalmente”, ejemplificó.

“Hay soluciones innovadoras, con salida también empresarial, en la que coges la parte buena de la tecnología para mejorar la sociedad. Nosotros escuchamos esas ideas para que tengan una oportunidad mejor, necesitamos hacer algo y es posible porque está sucediendo”, incidió.

Por su lado, el portugués Manuel Pietra defendió la ubicuidad de centrarse “en las personas” más que “en los países” y apuntó a que para que haya mejores sociedades “la educación es la clave”.

“Nosotros ayudamos a desarrollar la parte blanda de las instituciones, las herramientas, a manejar situaciones”, explicó antes de reconocer la “dificultad” de la tarea.

Mientras, el hindú Manish Singh explicó la situación de su país como una de las economías emergentes más fuertes y advirtió de que “por mucho que la India quiera innovar, estará siempre pendiente de las normas del Gobierno que a veces no nos dejarán crecer todo lo que se espera”.

Asimismo, Singh quiso llamar la atención sobre la “cada vez mayor” presencia de la tecnología en las empresas de su país y opinó que es el camino por el que debe seguir para continuar la estela de naciones como China “que aún están muy por delante”.

Colombia, Guatemala y Portugal entre las siete nuevas maravillas del mundo

Fuente: rawpixel.com

Estos lugares tienen todo el esplendor visual y atractivo histórico de los monumentos más famosos del mundo. Pero pocos turistas han podido verlos, hasta ahora.

Hay complejos templos de mil años de antigüedad en la India que están inmaculadamente preservados pero que fueron difíciles de visitar con estilo, hasta que se inauguró el primer hotel de lujo de la zona. Hay un sitio arqueológico envuelto en la jungla en Colombia que antecede a Machu Picchu por 650 años, y una espectacular ciudad sagrada en Sri Lanka que hasta ahora ha estado fuera de los límites debido a la infraestructura subdesarrollada y la agitación política.
“La voluntad de salir un poco del camino trillado a menudo proporciona grandes recompensas”, dijo Lisa Ackerman, vicepresidenta ejecutiva de World Monuments Fund, que dice que la alegría del descubrimiento y la falta de multitudes hacen que estos sitios poco explorados sean especialmente emocionantes para los visitantes.
Pero los beneficios de visitar estos lugares van mucho más allá. Difundir las visitas entre más sitios, dice, es una clave importante para la gestión del turismo en todas partes, como lo demuestra el hecho de que la sobreexplotación a Machu Picchu continuamente amenaza con clausurar el sitio para los turistas para siempre. (Tampoco es solo Perú, el fenómeno del sobreturismo es en todo el mundo.) Y al crear una economía de turismo viable en torno a los sitios recién descubiertos, los viajeros motivan a los lugareños a enorgullecerse de su patrimonio e invertir en su preservación.

Con esto en mente, hemos reunido una lista de las nuevas maravillas del mundo accesibles, junto con la información práctica que necesita para llegar allí primero.

Los restos de un imperio real en la India

Un estanque escalonado en el complejo de templos Vijayanagara en Hampi, India.
Fotógrafo: IndiaPictures / Universal Images Group Editorial

No hace mucho tiempo que visitar las ruinas del Imperio Vijayanagar del siglo XIV en Hampi, India, significaba tomar un tren nocturno desde Bangalore y dormir en una posada de tres estrellas. (La ciudad perdida está situada en el centro de Karnataka, colocándola casi a medio camino entre ese centro tecnológico del sur de la India y la ciudad costera de Goa). Pero en los últimos dos años, se han abierto un puñado de pequeños complejos independientes, coronados por la reciente llegada de Palacio Kamlapura . El hotel de cinco estrellas es el primero de la zona, con 46 habitaciones que ofrecen una reinvención moderna de los restos históricos de la zona; la experta local Victoria Dyer, de India Beat , lo llama un cambio de juego para sus viajeros de alto nivel. Llegar allí es más fácil, también, con una gran cantidad de inversión en infraestructura para mejoras de carreteras en todo el estado.

En cuanto a los monumentos en sí, se esperan 265 kilómetros cuadrados de terreno para explorar, salpicados de cantos rodados de aspecto misterioso. Se dice que el templo hindú de Virupaksha, dedicado a Shiva, es una de las estructuras más antiguas del imperio (y posible en el país), que data del siglo VII, mientras que los sitios exquisitamente conservados como el bazar Sule, el baño de la reina, y los establos de elefantes ofrecen una notable visión de la vida india antigua.

La capital maya en Guatemala

Maya Stadt Tikal (Guatemala)

Fuente: TausP.

Ashish Sanghrajka, presidente de Big Five Tours & Expeditions , dice que El Mirador es cinco veces el tamaño de Tikal, las ruinas que atraen a cientos de miles de visitantes a Guatemala cada año. Pero dado que todavía están siendo desenterrados por un equipo de arqueólogos, es difícil saber exactamente qué tan grandes y qué tan importantes son en realidad. Por ahora, la respuesta para ambos es “bueno” -el científico jefe en el sitio ha dicho que desenterrar ha sido como “encontrar Pompeya”. Después de todo, se cree que esta fue una vez la capital de los Mayas, y es una de los fondos para la serie de televisión de Morgan Freeman, La historia de Dios .

Entonces, ¿por qué nadie más se dio cuenta? Por un lado, llegar allí normalmente ha requerido una peligrosa caminata de cinco días, pero Sanghrajka lo está dejando de lado llevando a sus primeros viajeros a la región en helicóptero. El helicóptero aterriza en un pequeño pueblo cercano, donde los huéspedes pueden interactuar con lugareños que rara vez se han encontrado con extranjeros; luego se montan encima de los burros para un viaje de tres horas a través de un sitio de excavación aún activo. (Sanghrajka dice que los arqueólogos están abiertos a alguna ayuda práctica, ya que las visitas son muy raras). “Probablemente pasarán otros 10 años antes de que se haya limpiado completamente el lugar”, dijo. “Pero ver un lugar como este totalmente intacto es algo increíble”.

Extensas mansiones romanas en Portugal

La casa de las fuentes en Conimbriga, dos horas al norte de Lisboa.
Fotógrafo: Jose Elias / Lusoimages / Moment RM

Fueron creados en el siglo II A.C. Renovados bajo el reinado del emperador Augusto y luego enterrados bajo cientos de años de escombros, pero ahora, 100 años después de su redescubrimiento, Las ruinas romanas de Conímbriga están listas para el centro de atención del siglo XXI.

Con el turismo en Portugal alcanzando un máximo histórico, los sitios ignorados como Conímbriga están ganando conciencia, junto con mejores lugares para estar cerca. Virginia Irurita, fundadora y copropietaria de Hecho para España y Portugal , reserva sus invitados en el Hotel Quinta das Lágrimas , miembro recientemente renovado de Small Luxury Hotels of the World en la vecina ciudad de Coimbra. “No solo es una ciudad hermosa”, dijo, “también es la tierra natal del canto de fado [un estilo de música local, melancólico], que es una visita obligada en Portugal”. También organizará guías personales para llevar las espléndidas mansiones romanas vuelven a la vida, mostrando todo, desde baños termales hasta coloridos mosaicos de decoración y jardines con cientos de históricos chorros de agua hidráulicos. (Sí, en serio.)

Pirámides con esteroides en Sudán

Las pirámides de Meroe, en Sudán.
Fotógrafo: Albee Yeend

Sudán tiene el doble de pirámides que Egipto, y sin embargo, muchas personas no podrían señalar a la vasta nación en un mapa mundial. (Es un viaje corto por el Nilo desde Luxor y Asuán). La infraestructura turística aún está en pañales debido a un prolongado conflicto civil que llevó a Sudán del Sur a separarse en 2011, pero se convirtió en un objeto de fascinación prácticamente de la noche a la mañana como la Compañía de Exploraciones . El propietario y director Nicola Shepherd ahora está coordinando viajes privados de seis días que incluyen visitas a las pirámides de Meroe junto con las ruinas del templo en Soleb, un monumento egipcio al dios Amon que está adornado con jeroglíficos. Las noches de estadía se realizan en campamentos de alta gama y pulidas casas de huéspedes locales. Una ventaja, dice Shepherd, es un puente aéreo fácil a Nairobi para los viajes combinados que complementan un hermoso safari keniata. Pero el verdadero atractivo es tener ruinas del desierto de clase mundial para ti, con apenas un guardia de seguridad a la vista.

Una antigua capital en Marruecos

Las ruinas de Volubilis en Marruecos.
Fotógrafo: Mark Borton

Volubilis, la capital del imperio mauritano, no podría haber sido construida en un lugar más bonito, en las montañas marroquíes cerca de Meknes. Sin embargo, no está casi en ningún itinerario. Ahora eso está comenzando a cambiar, con operadores como Intrepid Travel lo está sumando a paradas más probadas como Marrakech y Chefchaouen. Incluso en un país que se mantiene firme en la tradición, Volubilis se siente como una verdadera máquina del tiempo. Sus ruinas impresionantemente ornamentadas, que datan del siglo III A.C. tuvieron 10 siglos de ocupación por romanos, cristianos, musulmanes y bereberes dejaron su huella.

La ciudad perdida de Colombia

Una vista aérea de Ciudad Perdida, en lo alto de la Sierra Nevada de Colombia.
Fotógrafo: Thierry Monasse / Corbis News

Esta ruina de 1,000 años de antigüedad en la Sierra Nevada colombiana es 650 años mayor que Machu Picchu y quizás tenga un atractivo aún más misterioso. Construido por los Tayrona en lo alto de un puerto de montaña salpicado de palmeras, se cree que llegó a tener 10.000 habitantes en su apogeo, pero la jungla que lo rodeaba se lo tragó hasta principios de la década de 1970, luego de que un grupo de cazadores de pájaros encontrara su tumba -Los piratas excavaron en la tierra y encontraron un montón de artefactos de oro. Al menos así es como los lugareños cuentan la historia. Aventureros excursionistas pueden atravesar un equivalente de cinco días al Camino Inca para llegar a la impresionante terrazas La Ciudad Perdida (literalmente, la ciudad perdida).Pero ahora, un equipo de lujo en la gira de Colombia Galavanta interrumpe la entrada y salida de visitantes . También organizarán experiencias de intercambio cultural con las comunidades indígenas de Kogui, que se dice que descendieron de los creadores de los monumentos.

Una fortaleza en forma de león en Sri Lanka

La famosa fortaleza de Sigiriya Lion’s Rock.
Fotógrafo: Sylvain Bouzat / Moment RF

Cuando el rey Kassapa gobernó Ceilán a fines de los 400, decidió colocar su capital en lo alto de una roca de granito de 600 pies de alto en el centro de la actual Sri Lanka, un país que ha renacido lentamente a los turistas después de una prolongada guerra civil terminó en 2009. Todo se duplicó como una enorme escultura: los trabajadores no solo tallaron escaleras de piedra que conducen a la cima; también agregaron el trabajo de ladrillo y yeso para crear la ilusión de un león gigantesco emergiendo del bosque. Los primeros dos tramos de escaleras están a horcajadas con enormes patas con garras; otro vuelo emerge de la boca del león. En la cumbre, los visitantes pueden explorar lo que queda del palacio, los jardines, las fuentes y los estanques de Kassapa, pero la escalada es la mitad de la diversión. Entonces puedes retirarte a tus propias suntuosas excavaciones, en el lugar que pronto abrirás Pekoe House , en las cercanías de Kandy.