Visítanos en Twitter Visítanos en Linkedin Visítanos en Facebook Visítanos en G+ Visítanos en Youtube

Cooperación internacional debe cambiar su enfoque para responder a las necesidades propias de América Latina y el Caribe

 

Fuente: El País. LUSMORE DAUDA

La cooperación internacional para el desarrollo debe cambiar y pasar desde el enfoque tradicional a uno que responda a las propias necesidades de América Latina y el Caribe, señalaron altas autoridades de gobierno de varios países de la región y funcionarios de las Naciones Unidas durante la Octava Reunión de la Mesa Directiva del Comité de Cooperación Sur-Sur que se realizó en la sede del organismo en Santiago, Chile.

Te puede interesar: #CooperAcción, herramienta que promueve nuevas formas de participación colectiva entre las Agencias y Direcciones de Cooperación Internacional de los Gobiernos con los distintos actores de desarrollo, como sociedad civil, academia y empresas, mediante el uso de nuevas tecnologías

La reunión, efectuada en el marco de la “semana del desarrollo en transición” que fue inaugurada por la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, y la Viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba (MINCEX), Ileana Núñez Mordoche, en su calidad de Presidenta de la Mesa Directiva.

“Estamos viviendo un momento complejo a nivel global. Por eso, hoy más que nunca es urgente que la cooperación internacional para el desarrollo evolucione para incorporar estos nuevos desafíos económicos, sociales y medioambientales que nos presenta el mundo actual”, declaró Alicia Bárcena en sus palabras de bienvenida a las autoridades presentes.

La alta funcionaria de las Naciones Unidas recalcó la necesidad de adaptar la cooperación para el desarrollo desde sus actuales esquemas (cooperación triangular, bilateral, multilateral u otros) hacia un enfoque que refleje los desafíos globales y locales, así como reorientarla hacia el desarrollo en transición con el propósito de alcanzar el anhelado crecimiento y desarrollo sostenible.

En tanto, la Viceministra Ileana Núñez Mordoche destacó que hoy las prioridades de la cooperación internacional deben ser apoyar el avance de América Latina y el Caribe hacia la implementación de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), “para no dejar a nadie atrás”.

“Avanzar hacia el desarrollo sostenible no será posible sin compromisos reales que integren a la totalidad de los países de nuestra región, identificando nuestras potencialidades y necesidades en función de las realidades que enfrenta cada uno de nuestros países”, señaló la viceministra cubana.

En la Octava Reunión de la Mesa Directiva del Comité de Cooperación Sur-Sur se dio especial énfasis a los desafíos que enfrenta el Caribe, región que ha sufrido una serie de vulnerabilidades tanto económicas como medioambientales. “Después de nuestro 37⁰ período de sesiones realizado en Cuba en mayo pasado, nosotros en la CEPAL hemos destacado como elemento central de nuestro trabajo que el Caribe debe ir primero (Caribbean first)”, remarcó Alicia Bárcena.

Por su parte, la Viceministra Núñez Mordoche relevó la importancia de que la agenda de la reunión considere especialmente este tema, ya que “es preciso priorizar al Caribe fortaleciendo sus capacidades para superar las vulnerabilidades que los afectan”, dijo.

Junto a la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL y a la Viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, en la reunión participaron Inocencio García, Viceministro de Cooperación Internacional del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo de República Dominicana; Anthony Liverpool, Secretario Permanente del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional e Inmigración de Antigua y Barbuda; Noel González, Director General de Planeación y Políticas de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID); y Ana Ciuti, Directora General de Cooperación Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, entre otras autoridades, funcionarios de gobierno y embajadores.

También se discutieron las contribuciones de la región de cara a la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur, que se realizará en marzo de 2019 en Buenos Aires, Argentina, y que se efectúa a 40 años de la aprobación del Plan de Acción de Buenos Aires para Promover y Realizar la Cooperación Técnica entre los Países en Desarrollo (PABA+40).

“Necesitamos un cambio en la narrativa en materia de cooperación”, enfatizó Alicia Bárcena. “Iniciamos un proceso para cambiar la conversación entre los cooperantes y los recipientes de la cooperación”, agregó en referencia al acuerdo para la facilitación del desarrollo de los países en transición firmado hace unos meses por la CEPAL, la Unión Europea, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). “Con esta alianza proponemos un gran salto en la cooperación tradicional para el desarrollo”, declaró.

Te recomendamos nuestro curso gratuito de Cooperación Internacional para el Desarrollo y Elaboración de Proyectos.

En las resoluciones finales de esta octava reunión, los delegados acordaron convocar un diálogo regional interactivo sobre las prioridades de la región, en cumplimiento de la resolución 730(XXXVII) del 37⁰ período de sesiones de la CEPAL, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York los días 29 y 30 de noviembre de 2018, con vistas a la celebración de la Segunda Conferencia de Alto Nivel PABA+40, que se celebrará en Buenos Aires del 20 al 22 de marzo de 2019.

Asimismo, acordaron fomentar la participación coordinada de los mecanismos de cooperación Sur-Sur de América Latina y el Caribe en el proyecto Red para la Implementación de la Agenda 2030 y el Seguimiento de los ODS en la región.

El Comité de Cooperación Sur-Sur es un órgano subsidiario de la CEPAL y uno de sus principales objetivos es fortalecer las actividades de cooperación internacional para el desarrollo, incluida la cooperación Sur-Sur, Norte-Sur, triangular y multilateral.

Fuente: CEPAL.

Cooperación Inteligente: Un modelo desde el Sur en el marco de los ODS para revitalizar la alianza global

 

Cooperación inteligente: fortalecimiento de la capacidad institucional, creando culturas organizacionales dirigidas a la creación de valor mediante el uso de nuevas tecnologías, que va más allá del restringido cumplimiento de la norma o de la gestión por resultados, se transforma en términos de desempeño, innovación y co-responsabilidad.

 

A cuarenta años del primer Plan de Acción de Buenos Aires (PABA), la Asamblea General de la ONU convocó a la Segunda Conferencia de Alto Nivel sobre la Cooperación Sur-Sur (PABA+40) que se celebrará en Buenos Aires del 20 al 22 de marzo de 2019.

La cita en Buenos Aires constituirá un hito en los esfuerzos para revitalizar la alianza global para el desarrollo sostenible. Se trata de aprovechar el momento para promover el rol de la Cooperación Sur-Sur (CSS) y Triangular, el cual  tal como lo conocemos tiene fecha de vencimiento. Nuevos paradigmas y desafíos están transformando la forma en la que hoy se desarrollan estas modalidades de cooperación. Entonces, ¿Será momento de reinventar el sistema?

Bajo esta premisa, ser realizó el primer ciclo de diálogos  con el nombre “Cooperación Inteligente: Un modelo desde el Sur en el marco de los ODS” en Colombia, Ecuador y México.

Se exploró de la mano de académicos, expertos, investigadores y representantes de las organizaciones de la sociedad civil y los instituciones rectoras de cooperación internacional de cada país, un nuevo modelo que busca ofrecer respuestas a algunos de los desafíos a los que se ha enfrentado la Cooperación Sur-Sur en años recientes, partiendo de algunas de las premisas y propuestas que ofrece la investigación “PUNTO DE INFLEXIÓN. Cooperación Inteligente: Impacto, Innovación, Transparencia y Colaboración mutua” desarrollada por la plataforma de cooperación iberoamericana Actúa para conocer cómo las organizaciones de la sociedad civil (OSC) aprovechan la Cooperación Sur-Sur para la implementación de la Agenda 2030.

La misma que contó con el apoyo de Oxfam México, REDLAD, Wingu de América Latina y la Liga Iberoamericana de OSC.

Colombia

http://picasion.com/

El diálogo se desarrolló gracias al apoyo de la Especialidad de Cooperación Internacional coordinada por María Fernanda Sanzón de la Universidad Externado de Colombia.

El panel estuvo conformado por:

  • Paula Ruiz, Catedrática experta en Cooperación Sur – Sur y Desarrollo de la Universidad Externado de Colombia.
  • Juana García, Catedrática de la Universidad de Los Andes experta en Diplomacia en el sur global y relaciones “sur-sur”, desarrollo y cooperación internacional.
  • Felipe Valencia, Director de Oferta de Cooperación, de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de APC – Colombia,

Quienes fueron moderados por  Gina Romero, Directora de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, REDLAD.

Principales reflexiones:

“Hay que pedagogizar la cooperación sur-sur. Poder hacer digerible la información para que la gente se pueda involucrar. También hay que acercar actores como el sector privado” Juana García.

“Tanto la Cancillería como el gobierno mismo deben recoger los insumos que tanto la academia, expertos y sociedad civil tiene de cara a la Agenda 2039″ Felipe Valencia.

“Es necesario hacer conocer la cooperación sur-sur. Sólo la conocen algunos expertos” Felipe Valencia.

“Aunque muchas organizaciones consultadas dicen no conocer alternativas de cooperación sur-sur, 1 de cada 3 dice haber estado involucrada en actividades que pueden denominarse como tal” Gina Rueda.

“El concepto de cooperación en 40 años ha cambiado mucho. Se ha complejizado. Los Estados ya no pueden responder solos a las necesidades” Paula Ruiz.

“Es necesario re significar la cooperación sur-sur, pasar de los discursos a la acción en los territorios” “Tenemos que hablar de una revolución de los datos para una cooperación sur-sur verdaderamente eficaz en América Larina” Felipe Valencia.

Ecuador

http://picasion.com/

El evento fue co-organizado con la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) y la Cátedra de UNESCO.

Los panelistas que participaron fueron:

  • Leonardo Izquierdo, Docente del Área de Economía y Ciencias Empresariales de la UTPL. Titular de la Cátedra UNESCO de Desarrollo Sostenible para la Región.
  • Humberto Salazar, Coordinador General Técnico de Fundación Esquel. Coordinador de EsquelCLIC (Centro Latinoamericano de Inteligencia Colectiva)
  • Santiago Cabrera, Subsecretaria de Cooperación Internacional de Ecuador. Especialista de Cooperación Internacional Bi-Multilateral y Regional.

Moderador: Andrés Gutiérrez León, Co-fundador y Coordinador de la Plataforma de Cooperación Internacional Actúa. Presidente de la Red Ecuatoriana de Cooperación Internacional y Desarrollo (RECID).

Principales reflexiones:

“Para revitalizar la alianza global para el desarrollo sostenible se requiere una Cooperación Sur-Sur transformada” Leonardo Izquierdo.

“Es necesario trabajar en tres elementos para transformar la Cooperación Sur-Sur entre los principales se encuentra los intangibles, a través de la experiencia ciudadana” Humberto Salazar

“Es necesario cambiar el cómo se gestiona la Cooperación Sur-Sur, se pueden gestionar proyectos que permitirían ahorrar recursos significativos para el desarrollo del Ecuador ” Santiago Cabrera

“Entre los principales aportes de la Cooperación Sur-Sur de las organizaciones de la sociedad civil a este ecosistema, es conformar equipos, factor que puede hacer una diferencia significativa al momento de la gestión y seguimiento de sus proyectos” Andrés Gutiérrez León

México

http://picasion.com/

El diálogo se realizó por el apoyo de Oxfam México, donde el panel estuvo conformado de la siguiente manera:

  • Carolina Maldonado, Coordinadora de Policy, Oxfam México.
  • Aramara Ibarra, Consultora en Cooperación Internacional.
  • Daniel Gamboa, Consultor en Cooperación Internacional y uno de los autores de la publicación.
  • Fabiola Soto, Directora de Vinculación, AMEXCID.
  • Carlos Cortés Zea, Coordinador del Programa de Cooperación AMEXCID-PNUD.

Moderadora: Ornela Garelli Ríos, Nodo de ActuemOS Juntos México y asistente de investigación en Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana de México.

Las principales reflexiones fueron:

“Sobre el valor agregado de la CSS, respecto a la CSN. No lo sabemos. No hay suficientes datos públicos para medir el impacto o los resultados propios de la CSS. Por lo que hablar del valor agregado de la CSS es algo arbitrario” Carlos Cortés.

“Desde 1978 a la fecha, no se cuenta con una definición de CSS universalmente aceptada. PABA define la cooperación técnica entre países en vías de desarrollo, pero no la CSS como se entiende o se practica actualmente. Cada país, cada organismo internacional, e incluso cada reporte oficial que intenta presentar evidencias sobre CSS manejan una definición distinta o Ad hoc. Este vacío, si bien es un vacío propiciado o a veces hasta explotado por los propios países socios de CSS. Es algo que puede y debería ser aprovechado por aquellos actores aún no reconocidos en la CSS, tales como las OSC, la filantropía, el sector privado o los gobiernos subnacionales.  El documento PUNTO DE INFLEXIÓN, tiene el potencial de ser uno de los primeros pasos en esa dirección.” Daniel Gamboa.

“Es tiempo de trascender términos arcaicos que reflejan pensamientos o paradigmas que nos tienen anclados en modelos del pasado, tales como cooperación sur-sur o cooperación norte-sur, países desarrollados o países de renta media. La multipolaridad global y la visión del desarrollo sustentable requieren de conceptos más adecuados a la nueva realidad. Tales como cooperación horizontal (en vez de CSS) socios del desarrollo (en vez de donantes)” Aramara Ibarra

Es conclusión se presentó la necesidad de trabajar más detalladamente sobre el valor agregado que tiene la Cooperación Sur-Sur frente a la cooperación convencional. Así como, realizar un análisis exhaustivo sobre lo que implica una mayor participación de las mujeres en el liderazgo y gestión de las organizaciones de sociedad civil.

Al cierre de este primer ciclo de diálogos sobre la renovación de la Cooperación Sur-Sur, se puede establecer varias semejanzas muy marcadas: la primera, el contexto donde se desarrolla la CSS hace 40 años es muy distinto, desde lo político, económico y social. En segundo lugar, nuevas tecnologías están interrumpiendo en el sector de la Cooperación Sur-Sur que va desde su capacidad de realizar incidencia en las políticas públicas hasta transparencia, datos, innovación y conocimientos. Y, en tercer lugar se encuentra la necesidad que los gobiernos establezcan un punto de encuentro para reconectar a la sociedad civil, empresa privada y otros actores para revitalizar la alianza global para el desarrollo sostenible,  como es la campaña #CooperAcción que promueve nuevas formas de participación colectiva mediante el uso de nuevas tecnologías

 

 

La Cooperación Sur-Sur, oportunidad para revitalizar alianza global para el desarrollo sostenible

Fuente: PNUD México

 

En el marco del Día de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur (CSS), y a cuarenta años del primer Plan de Acción de Buenos Aires (PABA), la Asamblea General de la ONU convocó a la Segunda Conferencia de Alto Nivel sobre la Cooperación Sur-Sur (PABA+40) que se celebrará en Buenos Aires del 20 al 22 de marzo de 2019.

La cita en Buenos Aires constituirá un hito en los esfuerzos para revitalizar la alianza global para el desarrollo sostenible. Se trata de aprovechar el momentum con el objetivo de promover el rol de la CSS y Cooperación Triangular (CT) en la implementación de la Agenda 2030, a partir de la concertación y la colaboración entre los países en desarrollo.

En particular, PABA+40 revisará las tendencias en la materia, incluyendo los avances de la comunidad internacional y, en particular, de las Naciones Unidas, en el apoyo a la CSS. Lo anterior, para identificar oportunidades, desafíos y formular recomendaciones para hacerles frente.

También, será una oportunidad para identificar lecciones aprendidas durante los últimos cuarenta años, con el objetivo de implementar una estrategia inclusiva que apuntale enfoques sur-sur y triangulares para alcanzar el desarrollo sostenible, sin dejar a nadie atrás. Se espera también, sirva de plataforma para que los actores relevantes contribuyan a diseñar la agenda de CSS y CT, ampliando su marco conceptual, tomando en consideración su alcance, así como la proliferación de sus actores y su creciente impacto.

En está línea, se desarrolló la investigación . Punto de Inflexión. Cooperación inteligente: Impacto, Innovación, Transparencia y Colaboración mutua.Este reporte tiene la finalidad de realizar una primera aproximación al cómo las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) aprovechan la Cooperación Sur-Sur (CSS) frente a la agenda de desarrollo sostenible y al interior de las mismas.

Para ello, durante el 2017, se tomó como unidad de análisis a 100 OSC de los 22 países de Iberoamérica. Las que fueron evaluadas a través de un formulario digital en función de tres criterios: capacidad institucionalidad instalada desde un enfoque de género; política, gestión e impacto de la CSS y Triangular en el marco de la Agenda 2030; por último, cómo las OSC asumen la Agenda 2030 al interior, en su agenda política de incidencia y en la conformación de alianzas, y claro tiene el ángulo de participación, en la conformación y aterrizaje nacional o local de la agenda.

Entre los principales hallazgos se encuentra que la CSS tal como la conocemos tiene fecha de vencimiento: es el momento de reinventar el sistema. Principalmente, bajo el liderazgo y gestión de las mujeres han jalonado la adaptación de la CSS a los nuevos tiempos, que va desde el desempeño, innovación, transparencia hasta la colaboración mutua, mediante el uso de nuevas tecnologías. Sin embargo, la CSS posee retos muy marcados como la resistencia al cambio por parte de los gobiernos y la desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones, lo que limita la creación de un entorno propicio para las asociaciones de múltiples interesados.

Para el lanzamiento de la investigación, se realizará un ciclo de converatorios en:

La Cooperación Sur-Sur es una manifestación de solidaridad entre pueblos y países del Sur que contribuye al bienestar de las poblaciones, su independencia colectiva y el logro de los objetivos de desarrollo acordados internacionalmente, tales como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Se lleva a cabo a través de un marco de colaboración amplio en las esferas política, económica, social, cultural, medioambiental y técnica. Pueden participar dos o más países en desarrollo y tener lugar a nivel bilateral, regional, intrarregional o interregional. Los países en desarrollo comparten conocimiento, habilidades, experiencias y recursos para alcanzar los objetivos de desarrollo mediante iniciativas concertadas.

La contribución de la Cooperación Sur-Sur al desarrollo es crucial y pasa por la implementación de un conjunto de políticas públicas exitosas en materia económica, social, científica y tecnológica. Su relevancia radica en la determinación de promover alianzas para reducir asimetrías, facilitando el aprendizaje mutuo y el intercambio de conocimientos y experiencias, con el fin de atender desafíos comunes.