Visítanos en Twitter Visítanos en Linkedin Visítanos en Facebook Visítanos en G+ Visítanos en Youtube

Estas son las empresas más influyentes en los debates sobre cambio climático

Fuente: Pixabay

Hoy en día, la mayoría de las empresas revelan el impacto ambiental de sus operaciones, incluso cuando no están obligadas por ley. Pero las políticas de clima corporativo, y cómo las compañías fuertes luchan por ellas, pueden ser aún más influyentes que las emisiones del dióxido de carbono. Un nuevo informe ha llegado con una manera de cuantificar qué empresas están tratando más de presionar en pro o contra de políticas que conducirían reducir los niveles contaminación.

Los analistas están tratando de simplificar un problema difícil. Por definición, las personas y las empresas con influencia y poder tienen más autoridad que otras para cambiar las políticas públicas. Este poder es notoriamente difícil de cuantificar. Las personas o instituciones “tienen” u “ostentan” poder, pero no de la manera física. El poder puede “fluir” lejos de estas personas y sobre esas personas, pero no de la forma en que los hidrólogos calculan el volumen de un río.

El informe, “Corporate Carbon Policy Footprint”, se basa en tres factores principales para anotar cómo actúan las empresas en la arena pública. La primera captura si la política y el comportamiento de una compañía están alineados con o en contra de los enfoques del Acuerdo de París, instrumento internacional para reducir el cambio climático con el apoyo de todas las naciones excepto Siria, Nicaragua y Estados Unidos. Una puntuación de “compromiso intenso” refleja el esfuerzo que una empresa pone en apoyar sus posiciones. La última métrica asume que la influencia política sigue la escala económica y está en función de los ingresos, las utilidades, la capitalización de mercado y los activos de propiedad.

Por último, “La Política sobre la Huella de Carbono” esta calificación combina toda esta información en un solo indicador, para que las compañías puedan compararse más fácilmente entre sí. En la realización de sus investigaciones, los autores analizaron más de 30.000 “pruebas” relacionadas con 250 empresas y 50 asociaciones comerciales, incluyendo registros de lobby, publicidad, relaciones públicas e investigación patrocinadas.

 

De las 50 empresas con las puntuaciones más extremas, 35 se oponen activamente a la política climática y 15 la promueven activamente (destacando la empresa iberoamericana Iberdrola). Los autores señalan que en el período transcurrido desde la aprobación del Acuerdo de París, diciembre de 2015, ha aumentado la actividad empresarial en los debates públicos sobre la política climática.

Nota traducida de Bloomberg.

email

Deja un comentario

Solve : *
17 × 2 =